Hemos enviado la contraseña a su correo electrónico.

La muerte puede llegar de maneras muy extrañas. A Russ Solomon, fundador de la mítica cadena de disquerías Tower Records, la parca lo encontró a sus 92 años en un plan casi inmejorable: mirando ayer 4 de Marzo la entrega de los Premios Oscar y tomando whisky.

Michael Solomon, hijo del empresario, confirmó la noticia esta tarde en declaraciones al diario californiano Sacramento Bee. “Irónicamente, estaba dando su opinión sobre lo que tenía puesto alguien que le parecía feo, y le pidió a Patti -su mujer- que le rellenara el vaso”, detalló. Para cuando su compañera volvió con la bebida en la mano él ya había muerto, consigna el matutino.

Su carrera como emprendedor comenzó alquilando un pequeño espacio dentro de la farmacia de su padre en Sacramento para vender discos, a principios de la década de 1950. El salto a un local dedicado exclusivamente a la venta de música fue la base de la expansión de Tower Records, primero dentro de los límites de California y luego en todo EE.UU.

El éxito conseguido por Tower en Japón -en lo que fuera el primer desembarco de una empresa extranjera en ese país sin socios locales- llevó a Solomon a intentar una apuesta internacional mucho más agresiva, con la que llegaron a contar con 200 locales en todo el mundo y ventas anuales por US$ 1000 millones.

 

No Hay Más Artículos